Marisco

Tiempos de cocción Marisco Gallego

Siempre, cuando llega la hora de prepararlo cada uno tiene su propia versión de la cantidad de sal y tiempo para cada especie, y aunque va al gusto de cada uno, es cierto que cada variedad de marisco tiene sus propias características de cocción y que por lo general es mejor seguirlas para poder degustarlo con todo su sabor y sobre todo su punto. Siendo la clave de una buena cocción el tiempo y cantidad de sal.


La olla donde se cocerá el marisco deberá ser lo suficientemente amplia para que quepa holgadamente. Lo ideal sería cocerlo en la propia agua del mar, aunque esto no es posible casi nunca. Por ello la cantidad de sal mas aproximada, que equivaldría a la del mar va a ser aproximadamente entre 60 a 70 gramos por litro de agua. En el agua se recomienda echar una hojas de laurel, según los gustos de los comensales.


un dato importante es que el marisco que esta vivo debe ponerse a cocer en agua fría, dejando que llegue a hervir, momento en que empezaría a contar el tiempo de cocción. En cambio cuando el marisco está ya muerto o congelado se echara al agua hirviendo, contando el tiempo de cocción desde que comienza a hervir de nuevo. Hay una excepción que son los camarones y percebes, que siempre se echan en agua hirviendo y se sacarán de la olla prácticamente medio minuto después de que vuelva a hervir el agua.


Aquí os dejo los tiempos de cocción de los principales mariscos, con la cantidad de gramos de sal por litro de agua correctos y seguidamente los minutos de cocción desde que comienza a hervir el agua tal como se explicaba antes dependiendo de como este el marisco, vivo o muerto.



Los Mariscos con sus valiosas propiedades nutricionales

Nutrientes de los Mariscos

Dentro de los mariscos, los más populares en nuestra cocina son los moluscos y los crustáceos, es decir, los mejillones, las almejas, los berberechos, chipirones y semejantes. Estos merecen un análisis aparte del pescado, pues poseen nutrientes diferentes y valiosas propiedades para nuestro cuerpo.

Por tratarse de un ingrediente de origen animal, los mariscos ofrecen proteínas de alta calidad, pues contienen todos los aminoácidos esenciales. Son bajos en hidrato de carbono y la mayor parte de ellos tiene un bajo contenido graso, no alcanzando al 2% de su composición.

Sin embargo, muchos de ellos tienen una elevada proporción de colesterol, tal es el caso de los chipirones, los mejillones o los langostinos.

Todos tienen una alta densidad nutritiva, es decir, concentran muchos nutrientes saludables en su composición y aunque son ingredientes bajos en grasa, contienen valiosos minerales y vitaminas.

Entre las vitaminas destaca la vitamina E con función antioxidante y vitaminas del complejo B, dentro de las cuales merece una mención especial el ácido fólico, indispensable en la dieta de la embarazada y para prevenir anemias nutricionales. También encontramos en la mayoría de los mariscos vitamina A, ideal en esta temporada para cuidar la piel y la visión.

Dentro de los minerales, destaca su contenido en potasio, sodio, yodo y magnesio. Aunque en algunos ejemplares es especialmente importante el contenido de hierro, como en las almejas, berberechos y mejillones, y también, el contenido de calcio, como es el caso de los chipirones o langostinos.

Así, vemos que la riqueza nutricional de los mariscos es infinita, y pese a tantos nutrientes buenos, estos ingredientes concentran pocas calorías, pues no alcanzan las 100 Kcal por cada 100 gramos.



Usamos cookies de terceros para mejorar la experiencia de navegación, y obtener estadísticas anónimas. Si continúa navegando consideramos que acepta el uso de cookies. OK Más información